El incomparable marco de la línea de fábrica de parabrisas de Saint-Gobain Sekurit, un espacio impoluto y ordenado, durante el turno de mañana con cientos de operarios en plena producción, fue el escenario elegido por el Parque Científico Tecnológico Avilés Isla de la Innovación para congregar a 90 profesionales de la sanidad y la empresa, y reflexionar conjuntamente sobre la mejora de la gestión de los procesos productivos.

La constatación del ejemplo era evidente, una de las consecuencias de la implantación del método “lean manufacturing”, que han convertido a Avilés en uno de los centros más eficientes de la multinacional en el mundo.

Una jornada de intercambio de experiencias sobre la implantación del sistema en la industria y en la sanidad, cómo se adoptó y cuáles fueron las consecuencias inmediatas en Saint-Gobain, Crown Foods y los hospitales de Vall d Hebrón de Barcelona, Cruces de Bilbao, Universitario de Santiago y San Agustín de Avilés.

En este innovador acto de colaboración entre la industria y la sanidad se ha observado que por diferentes que sean las actividades entre sí, muchos de los problemas tienen causas y soluciones comunes: maximizar el valor entregado, reorganización del proceso y la cadena de servicio, optimizándola para obtener más con menos, ahorrando en material, ganando en agilidad, y reduciendo el consumo de recursos.

Las maquinarias complejas de los grandes hospitales mostraron como el  “lean manufacturing” les está ayudando a reducir los tiempos de espera, aumentar la operatividad en los quirófanos, abreviar los tiempos de los ingresos, reducir la pérdida de medicamentos, agilizar la atención en las urgencias y ampliar la atención al paciente en su vivienda.