Las empresas que sobreviven no son ni la más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes. Las empresas que sobreviven son las que mejor se adaptan al cambio, este es el marco de la innovación. En momentos de incertidumbre como el actual, es muy importante no sólo la capacidad para innovar, sino la forma en la que ésta se aplica. Conocer de cerca ejemplos concretos puede servir de inspiración para abordar estrategias que permitan tanto iniciar un proyecto como adaptar a ese cambio un modelo de negocio ya existente.